+54(11)5031-0058 - Junín 1063 - CABA - Argentina 

Desarrollo puberal

La pubertad se define como el período de desarrollo que sucede a la niñez y en el que se producen los cambios físicos que preparan a los niños y niñas para adquirir la capacidad reproductiva. Acompañando estos cambios físicos, se producen modificaciones en el comportamiento en pos de la búsqueda de la autonomía y de la identidad sexual; algunos de estos cambios psicosociales se prolongan más allá de la finalización del proceso de los cambios corporales, conformando la transición hacia la adultez.

El desarrollo tiene lugar dentro de tres períodos de la adolescencia (temprano, medio y tardío), abarcando una amplia variación individual.

La pubertad comienza con la disminución de la inhibición hipotalámica en respuesta a factores aún desconocidos. Se produce un aumento durante el sueño en la secreción de gonadotrofinas y hormonas del crecimiento desde la hipófisis anterior, estimulado por el hipotálamo. Los cambios somáticos y fisiológicos resultantes dan lugar a los estadios de Tanner (SMR: Sexual Maturity Ratings). El intervalo de normalidad para la progresión a través de los estadios de Tanner es amplio.

La edad de comienzo de la pubertad es variable y se correlaciona más con la maduración ósea que con la edad cronológica. El primer signo visible de pubertad en las niñas es el desarrollo de los botones mamarios, a partir de los 8 años, y en los varones, es el crecimiento testicular a partir de los 9.5 años. La menarca puede producirse entre los 9 y 16 años.

  • Pubertad precoz: Aparición de algún signo de desarrollo puberal antes de los 8 años en la mujeres y antes de los 9 años en los varones.
  • Pubertad tardía: Falta de signos de desarrollo puberal a los 13 años o sin menarca a los 16 años en las niñas y sin signos de desarrollo puberal a los 14 años en los varones

Descargar artículo

¿Dónde estamos?