+54(11)5031-0058 - Junín 1063 - CABA - Argentina 

Dialogando con coordinadores de Imedba – CIE

Hoy hablamos con la Dra. Karina Sanmauro, Médica General y de Familia y coordinadora del Módulo Medicina Familiar – Salud Pública de Cursos IMEDba presenciales y online.

¿En cuanto a la elección de especialidad, qué factores considerás que hay que tener en cuenta?

Desde mi perspectiva y experiencia, la elección de la especialidad está dirigida por el perfil profesional que quiero desarrollar. Coloquialmente, “de qué quiero trabajar”. Las residencias son el primer contacto con ese futuro laboral. Por eso, en mi caso al menos, imaginarme cómo iba a ejercer la medicina fue lo que me motivó a elegir Medicina General y de Familia. En este sentido, suelo sugerir acercarse para hablar y ver qué hace cada especialista en sus actividades cotidianas como especialista, antes de definirse. Cuáles son mis intereses, mis necesidades de crecimiento y desarrollo profesional, mis gustos, el tiempo que le quiero destinar al ejercicio de la profesión, el estatus económico al que aspiro, a cuánto estoy dispuesto a renunciar por ese estatus, etc. Esto debo confrontarlo con la realidad laboral en cada campo de las especialidades médicas, y decidir qué camino se parece más al que quiero recorrer. Asumiendo siempre que hay un grado de incertidumbre que no vamos a poder dilucidar a priori, y una distancia entre lo ideal y lo real que es inevitable. ¿Me veo pasando mis días en un quirófano? ¿Disfruto pensarme en el barrio, en la casa de la gente? ¿Me complace acompañar a las personas en sus últimos días? ¿Toleraré a los niños y a sus padres? ¿Prefiero dedicarme al cuerpo humano? ¿Me imagino sin hablar con mis pacientes? Creo que cada especialidad tiene una o varias preguntas de este estilo que dibujan un poco el futuro ejercicio profesional. La idea es verse a uno mismo en ese dibujo, y honestamente evaluar cómo me hace sentir, y cuántas ganas tengo de vivir esa escena, y cuántas no. 

¿Qué hay que considerar a la hora de elegir el lugar donde hacer la residencia?

Creo importante acercarse a conocer las sedes de residencia, dialogar con los residentes (especialmente de primer año) y jefes de residentes, y disponer de un tiempo para “ver y vivir” qué se hace en cada lugar. Hay que conocer en la medida de lo posible la trayectoria de cada residencia, entendida no solo como tiempo, sino los cambios que se vivieron, que definen en cierta medida “hacia dónde se dirige la formación”. Así se podrá comparar con los objetivos personales y decidir con mejor información. Estando en el lugar se pueden percibir el clima de trabajo, la dinámica del grupo, la línea ideológica, que pueden orientarnos a elegir mejor acorde a nuestras expectativas y necesidades.

Hay dos cosas que no siempre se tienen en cuenta para elegir, y luego pueden traer complicaciones. 1- distancia y accesibilidad al sitio de trabajo: son 4 años de viaje en transporte público generalmente a distintas horas del día y la noche. 2 – dónde presupongo que voy a querer insertarme en la vida post-residencia: la capacitación intra-residencia me prepara para ese escenario laboral???  (privado vs público, caba vs provincia, etc)   

Otra sugerencia: leer el programa de residencia local (el de CABA, de Pcia, etc.), y preguntarle a futuros jefes de residentes si tienen una adaptación de ese programa a la sede de residencia. Así se pueden evitar malas sorpresas.

¿Qué hay que tener en cuenta al presentarse en privado?

No tengo mucha experiencia en este campo. Pero creo que hay que preguntarse y averiguar si la formación en el ámbito privado me va a dar las competencias necesarias para el ejercicio de la especialidad que elija en el ámbito público, y viceversa. En ciertas especialidades, solo en privado se consiguen puestos, o aumentan mucho las chances. Creo que, en estos casos, sin duda hay que presentarse, aunque sería mejor no hacerlo a ciegas. En otras especialidades, especialmente las básicas, sugiero conocer la ideología o la línea de pensamiento de la institución privada, ya que puede dificultar en cierta medida el desarrollo profesional por el que elegimos la especialidad, así como la inserción laboral posterior.

¿Cómo recomendás preparar el examen de residencia?

Con práctica. Mucha práctica. Realizando choice, y yendo a la teoría ante las dudas. Priorizando las especialidades básicas en muni y nación. Y con otros, en grupo, es más fácil y divertido.   

¿Qué ofrecen los cursos de Imed-ba? ¿Cómo ha sido tu experiencia como docente y directora en Imed-ba?

La coordinación de Imed-ba ofrece un espacio muy bien planificado, donde integrar la información teórica, definir prioridades de estudio, y ejercitar mucho, contenido y acompañado, y muy bien direccionado. Creo que es un recurso pensado para el postulante, quien está atravesando un momento de mucho estrés, incertidumbre y agotamiento; intenta (y creo que siempre lo logra) facilitarle el estudio, pero estimulando el compromiso y la formación, que es en definitiva, algo que no solo los ayudará a rendir mejor el ingreso, sino que los acompañará en la capacitación profesional futura. Imed-ba está pensado por personas que se interesan en las personas. 

Mi experiencia ha sido muy enriquecedora, tanto por los coordinadores de Imed-ba, su calidad humana, su compromiso, su profesionalismo, como por los estudiantes que por allí pasaron, siempre respetuosos, interesados, dedicados. Ser docente y aprender del otro, mientras uno intenta facilitar el aprendizaje de los demás, es de las mejores experiencias de mi vida profesional

¿Algo que quieras agregar?

Los coordinadores de Imed-ba, y los docentes, son personas con mucha experiencia en sus especialidades, tanto por la residencia como por sus trabajos como especialistas. Creo que son un excelente recurso para resolver dudas sobre la selección de la especialidad, así como sugerencias sobre sedes de residencia. Otro elemento de valor que aporta esta institución, que sugiero aprovechar.

¿Dónde realizaste tu residencia en Medicina Familiar y/o General? ¿Cómo fue te experiencia en la residencia?

Realicé la Residencia en el Hospital General de Agudos Dr. T. Álvarez de CABA, y en el Centro de Salud y Acción Comunitaria (CeSAC) N° 34 que depende del mismo, del 2009 al 2013, y fui Jefa de Residentes de la misma en 2013-2014. Mi experiencia (ambas) fue maravillosa, cumplió por completo con mis expectativas, a pesar de la existencia de complicaciones, como era de esperar. Haría nuevamente la residencia y en el mismo lugar si tuviera que hacerlo. Creo que la capacitación en servicio es el mejor escenario para la formación de posgrado, y el grupo de trabajo es necesariamente quien sostiene esa formación. Tanto el programa de la residencia, como las personas que la constituyen fueron, y son, motivadores y formadores para la adquisición de las competencias que hoy poseo como especialista, y que pongo en juego a diario en mi trabajo. 

¿Cuáles son los lugares donde presentarse para Medicina Familiar y/o General, y que características tienen?

Empiezo por lo que conozco. En CABA hay 10 sedes de residencia, que se designan según el hospital de pertenencia, pero que se desarrollan en los CeSAC: Álvarez, Argerich, Fernández, Penna, Piñero, Pirovano, Ramos Mejía, Santojianni, Tornú, Velez Sarfield. Se realizan muchas actividades centralizadas donde participan todas las sedes. Se aplica, con las variaciones lógicas de cada lugar, el mismo programa de residencia. Por esto, las diferencias entre ellas no son tan grandes, y se limitan principalmente al lugar/barrio donde se realizan las actividades de capacitación, y a las personas que conforman cada residencia.

En provincia de Buenos Aires, las sedes de residencia se denominan según el Centro de Atención Primaria de la Salud (CAPS) dónde se realizan las actividades, y el Municipio del que dependen. Si bien el programa de residencia es común a todas las sedes (y no muy distinto del de CABA), funcionan administrativamente independientes unas de otras. Sin embargo hay muchas actividades centralizadas, y mucha lógica en común en el trabajo de las residencias.  

En ambas regiones, cada residencia posee un día en el que todos los residentes se encuentran en la sede para el desarrollo de actividades en común. En CABA, por ejemplo, los miércoles todos los residentes convergen en su CeSAC u hospital de origen, independientemente de donde estén realizando sus actividades de capacitación. Esto se reproduce en la mayoría de las sedes del país, tanto públicas como privadas.

En todas las provincias del país hay sedes de residencia, con las diferencias que las caracterizan de acuerdo al lugar dónde se desarrollan. 

Hay muchas instituciones privadas (Hopsital Italiano de Buenos Aires, CEMIC, etc.) y de la seguridad social (OSPECOM entre otras) donde se puede realizar la residencias. Cada una de las mismas tiene una lógica propia, más cercana o más distante de las entidades públicas.

¿Actualmente qué cursos se realizan durante la residencia de Medicina Familiar y/o General?

Aún no hay en nuestro país un curso universitario de la especialidad, aunque se está planificando. Por lo tanto, el hecho de completar la residencia, siempre que sea en una sede reconocida y acreditada por el Ministerio de Salud de la Nación, otorga el certificado de especialista. Hay múltiples cursos, muy valiosos, alguno obligatorios y otros no, que complementan la capacitación de la residencia. 

¿Cuál es la salida laboral una vez terminada la residencia? ¿Cómo es la remuneración?

La salida laboral es mucha y muy variada, tanto a nivel público como privado. Cada vez más puestos de gestión son alcanzados por egresados de las residencias de la especialidad (en ministerios, en direcciones de CeSAC o CAPS, en programas de salud, etc.). Es un gran desafío, propio y del sistema de salud, el ejercicio pleno de la Medicina General y de Familia en la vida profesional posterior, como uno la aprende y la ejerce en la residencias. Sin embargo, gracias a la lucha para sostener el perfil en cada lugar de trabajo al que los egresados de residencias acceden, esto se está logrando en muchos lugares del país, y CABA y el gran Buenos Aires no son la excepción.

La remuneración es similar a la de otras especialidades básicas. Sabemos que el salario médico es en líneas generales inadecuado, conduciendo al pluriempleo. Y nuestra especialidad no es ajena a esta situación.  

¿Algún consejo para quienes van a rendir Medicina Familiar y/o General?

Además de los consejos que ya expuse en otras respuestas, quiero dejarles un mensaje desde la experiencia personal de haber elegido la especialidad, de haber sido residente, y de ejercer hoy como Médica General y de Familia: siéntanse felices, porque eligieron una especialidad maravillosa, que les va a garantizar mucho trabajo y dolores de cabeza, de esos que te dan satisfacción y plenitud. Dedicarse a las personas, a sus familias, priorizando el trabajo en equipo, con el otro codo a codo, con la gente en su vida cotidiana, es muy gratificante. Estar ahí donde se necesita estar, te permita volver a elegir día a día la especialidad, y reinventarte con el otro y para el otro. Es una especialidad que, de ejercerla con pasión y por completo, es en sí misma anti burn out. 

¿Dónde estamos?